FACHADAS Y TEJADOS

Cualquier espacio del hogar se puede “reestrenar” en cualquier momento de diferentes formas. Reformamos y aislamos térmicamente fachadas, tejados y elementos comunes del inmueble con el fin de optimizar el consumo energético y mejorar la seguridad y habitabilidad del edificio.

Tipos de Fachadas

Fachadas Ventiladas

Se trata de un sistema constructivo moderno y de una larga duración, diseñado para que el edificio mantenga un buen aspecto durante un largo periodo de tiempo, a lo que suma aislamiento térmico y acústico.

Para su instalación, y sobre la fachada actual del edificio, considerada esta técnicamente como una hoja interior, se ancla una subestructura destinada a soportar la nueva hoja de placas exteriores, así como una capa intermedia de aislamiento.

La subestructura anclada posibilita la formación de una cámara entre el aislamiento y las placas exteriores, que por las juntas facilitan un flujo continuo de aire para eliminar los habituales problemas de humedades.

Estas placas exteriores están formadas por piedra, madera, aluminio compuesto, gres porcelanico, ceramica extrusionada etc…

En resumen, las fachadas ventiladas constituyen una evolución tecnológica importante y muy valiosa, porque disminuyen el consumo energético hasta un 40% y son la opción preferida en toda Europa desde 1990.

Fachadas SATE

Denominada bajo las siglas SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), es un tipo de sistema constructivo que consiste en colocar sobre la fachada actual un revestimiento aislante que actúa como envolvente térmico para todo el edificio.

En la práctica, este revestimiento aislante se lleva a cabo mediante la colocación de poliestireno expandido o poliestireno extruido, o bien, combinando una manta de lana de roca con placas de poliestireno expandido grafitado, agregándole una malla de refuerzo.

A modo de resumen, este sistema reduce la cantidad de energía que se disipa al exterior y posibilita una buena reducción del consumo energético del edificio. No en vano, funciona como una calefacción en invierno y aire acondicionado en verano).

Fachadas Tradicionales

En el caso de optar por rehabilitar una fachada tradicional, hay que tener en cuenta que tanto el paso del tiempo como agresión continuada de los agentes climáticos deterioran progresivamente las fachadas más antiguas.

Si a esto se suma la falta de mantenimiento del edificio, es muy posible que estos factores afecten negativamente a las condiciones de habitabilidad del inmueble y generen riesgos para las personas en la vía pública o en fincas vecinas por posibles desprendimientos.

Así pues, la rehabilitación de una fachada tradicional es una exigencia normativa para la gran mayoría de edificios. Actualmente, los propietarios de los edificios tienen la posibilidad de elegir sistemas ventilados de fachada, cuyo mayor ventaja es su aislamiento térmico y acústico.

Asimismo, otra opción es decantarse por sistemas de aislamiento térmico exterior (SATE), o bien ejecutar reparaciones para mejorar el aspecto exterior del edificio, incluyendo pinturas, impermeabilizaciones y trabajos en cornisas, canalones, balcones y barandillas.

Preguntas frecuentes

En esta sección incluimos las FAQ (Frequently Asked Questions), que comprende las preguntas de uso frecuente. Se trata de una lista de preguntas y respuestas que surgen frecuentemente dentro de un determinado contexto y para un tema particular.
En nuestro caso, respondemos las preguntas vinculadas con el proceso de rehabilitación de fachadas, sus trámites, etc.

Una intervención como esta requiere de una correcta inspección para poder realizar un buen diagnóstico
profesional que nos guiarán sobre el tipo de reformas a efectuar.

En función de la magnitud de la intervención: si la obra es de escasa entidad o hablamos de rehabilitaciones de cierta magnitud (como un simple pintado o lavado de cara de la fachada o una rehabilitación estructural de los balcones u otros elementos) el tipo de licencia y los requisitos para obtenerla pueden variar sensiblemente.

Así, para una licencia de obra menor, y dependiendo del presupuesto y el ayuntamiento, puede ser suficiente con el presupuesto del industrial, mientras que para una licencia de obra mayor es necesario la intervención de un técnico para la realización del proyecto.

Proyectos realizados

Deja que te ayudemos a convertir tus sueños en realidad.